Morphear

 

La línea de aficionados ansiosos era tan larga que daba vuelta a la esquina. Las chicas en brillantes camisetas estampadas con las caras de sus ídolos tenían en las manos sus boletos de entrada para el concierto. La única actuación Australiana estaba completamente vendida y nadie quería esperar unos años más las siguiente oportunidad de ver a la banda en vivo!
–Sólo dos minutos!– Gritó con entusiasmo a Sally. Ella y Tess habían esperado tres años para que la gira de la banda finalmente llegara a Australia. Como los aficionados gritaban cada vez más fuerte, nadie se dio cuenta de las sombras misteriosas moviéndose arriba en los balcones que parecían estar asomándose a la ruidosa multitud.
El estruendo no penetró en los auriculares de la persona que estaba cerca. Morphear estaba absorta en el algoritmo que estaba desarrollando para mejorar sus protectores de sonidos. Ella escribía código en su ordenador portátil casi al ritmo de las notas suaves del trío de jazz - su música favorita del planeta Tierra. La armadura que cubría su cuerpo y auriculares brillaba en un azul cielo que coincidía con su estado de ánimo pensativo. No estaba segura de lo que sucedería esa noche: ¿serían o no serían ellos? Un concierto de “Heavy Metal” en el estadio más grande de la ciudad sería el lugar perfecto para lanzar un fuerte ataque ...
Morphear a veces sentía remordimientos de conciencia, sabiendo que su planeta y su gente habían traído sin intención, los Louds a la Tierra. Pero ella tenía que encontrar una manera de rescatar su mundo de esta clase de malhechores. ... La gente de “Reposo”, y todos los otros seres inteligentes en su sector de la galaxia, habían desarrollado una sensibilidad refinada al ruido, al paso de los milenios. Les permitía disfrutar de los matices del sonido, la naturaleza, la música y la conversación. No habían sido totalmente preparados para la llegada de los feroces Louds o su capacidad para transmitir ruido ensordecedor. Varios planetas ya se habían sido atacados, sus habitantes estaban totalmente ensordecidos y sin defensa contra los crueles invasores.
Misiones habían sido enviadas en todas las direcciones para encontrar alguna forma de refugiarse de los “Louds” o para descubrir un arma para luchar contra ellos. La nave de Morphear había localizado la Tierra - un planeta habitado por seres inteligentes, que eran no sólo inventores sino lo más importante, al parecer, mucho menos sensibles al ruido.

Así que le dijeron a Morphear que se quedara en la Tierra e investigar todo lo que pudiera. Ella fácilmente podría pasar por humana y los primeros meses hizo contacto con grupos de investigación. Ella aprendió todo lo que pudo sobre cómo los seres humanos oyen y filtran el ruido. Estudió tecnologías de transmisión y audífonos. Estudio las estadísticas sobre el aumento del ruido ambiental.
Protegida por sus auriculares, merodeaba por los centros comerciales y fue a varios estruendosos conciertos de rock, examinando cómo los seres humanos lograban manejar ese nivel de ruido. Rápidamente, ella descubrió que muchas personas estaban preocupadas por el aumento de ruido que los rodeaba. Entonces se dio cuenta de que los Louds habían llegado a la Tierra antes que  ella!
Ella encontró una posición de trabajo en un laboratorio, donde estaban desarrollando protectores de sonidos contra niveles peligrosos de ruido. El Profesor Bree estaba agradecido por su seria y silenciosa ayudante que trabajaba muy duro y lograba tan buenos resultados rápidamente.
Morphear apagó sus auriculares e hizo una mueca. Incluso el grueso colchón permitía penetrar el barullo. Ella los volvió a encender y revisó sus mediciones. El ruido de la multitud era tolerable, pero el concierto aún no había comenzado. ¿Estaban los Loud aquí? Se fue a la parte de enfrente de su cabina y miró alrededor del estadio. Nunca se había visto un Loud cerca, solamente formas oscuras a lo lejos.
Morphear solo esperaba que su presentimiento fuera cierto. Sucesos extraños y cercanos la habían llevado a creer que los Loud atacarían esa noche, aquí, en este estadio. Esta era su oportunidad para poner a prueba sus escudos. Ella revisó el tubo largo de plata una vez más para asegurarse de que estaba completamente cargado.
El primer acorde de la guitarra sacudió el aire. Sally inmediatamente se perdió en la música, riendo y bailando. Su amiga, Tess  la agarró del brazo. –Esto está suuuuper increíble ...– gritó Tess. Sally solo le podía sonreír. Apenas podía oír a su amiga por el ruido que producían de tres mil fanáticos cantando al unísono con la banda. El ambiente era vibrante.
Momentos después, la música creció cuando la canción llegó al famoso coro y los aficionados lo cantaban a gritos ... pero a Sally se sintió repentinamente incómoda cuando la música se hacía cada vez más y más fuerte y empezó a cambiar ...
Los auriculares de Morphear de repente se prendieron con un rojo brillante. Ella cerró su portátil, dio un salto y abrió la puerta. Mientras corría entre las filas de asientos su traje también se puso rojo. Esto era, pensó, su pulso se agitó. Ninguna tecnología en la Tierra podría alcanzar este nivel de ruido.
Sally se tapo los oídos con sus dedos. La gente alrededor de ella se tambaleaba, sosteniendo sus cabezas. Ella levantó la mirada hacia el escenario. La banda quedó paralizada por la sorpresa. Los guardias de seguridad subieron al escenario, se bamboleaban tratando de quitar los cables del amplificador, pero la música continuaba – era una extraño estruendo como si todas las canciones se estuvieran reproduciendo a la vez.
Morphear se abrió paso entre la multitud y  apuntó con su arma. El barril de plata se sacudió cuando disparó el deflector de ruido más fuerte. El ruido disminuyó ligeramente, pero a medida que ella recargaba para disparar otra vez fue arrojada al suelo por una onda de ruido. Varias personas cercanas gritaban y alguien le quito su auriculares con un golpe.

El dolor era casi insoportable, pero se levantó y tambaleándose levantó su arma. Antes de que pudiera disparar de nuevo una sombra surgió de la multitud y la tiró al suelo.
Se afianzó al piso de concreto hasta que tomó sus auriculares - su única defensa - Morphear tomó un alambre delgado que estaba cerca de sus pies. Los auriculares de prueba que estaban en el bolsillo deben haberse caído! El laboratorio de investigación había desarrollado los auriculares con cancelación de ruido que eran más ligeros y menos perceptibles que los pesados audífonos. Morphear tomo el alambre como látigo y enlazó los pies de la sombra y la figura aulló con un chillido agudo horrible, antes de tropezarse.
Morphear le disparó a la figura para crear un escudo de silencio. Retorciéndose mientras recargaba, disparó otro protector de sonidos al estadio. ¿Funcionaría con una multitud tan grande?
Sally había encontrado a Tess y trataron de impulsarse a través de la multitud, el ruido martillaba sus cabezas. Luego, en un instante, un extraño silencio envolvente. Después del estruendo insoportable, el repentino silencio era impactante. Las personas se movían por todas partes confundidas mirando el uno al otro. Algunos parecían que estaban gritando, pero su voz eran susurros.
Ella miró hacia arriba y vio una figura azul alta en la entrada principal de la arena. Era un rio de gente en pánico que salía por la puerta - ¿qué estaba pasando? El extraño escudo de silencio rodeaba a Tess y a ella mientras seguían a la multitud hacia la salida. Cuando iban saliendo, Sally le preguntó, "¿Quién eres y que está sucediendo?"
Ahora podía ver que la figura era una mujer alta y delgada con una expresión sobria y cara pálida. Estaba mirando fijamente a cada persona a medida que pasaban y Sally pareció oír a alguien hablarle. 
–Soy Morphear del planeta Reposo. Tú has sido testigo de un ataque de los malvados Louds. Han sido derrotados por el momento, pero van a volver–.
Sally se detuvo, haciendo caso omiso de las personas que la empujaban por detrás. Sus oídos aún zumbaban del ruido y se preguntó si ella estaba alucinando.
Ella miró  los ojos tranquilos de la mujer y escuchó de nuevo la voz en su cabeza.
–Protege tu audición! Es un regalo precioso –.
La mujer se dio la vuelta como si estuviera hablando a la multitud incitándola a salir.
–Voy a permanecer durante el tiempo que me necesites. Debemos luchar juntas contra los Loud– voltio a ver a Sally y le sonrió–. Créeme. Cuando me necesites, te oiré.
Sally y Tess fueron arrastrados por la multitud. Cuando voltearon, la figura azul había desaparecido.