IF

Tú estás ocupado en tus cosas , escuchando música, disfrutando el sol. Hay una mujer a lado tuyo, tal vez de 25 años de edad; piel blanca, cabello largo castaño usando lentes. No te das cuenta de que ella esta ahí hasta que escuchas su voz.
No te conozco y probablemente no debería decirte esto. Si viviéramos en un libro de cómics, alguien podría regañarme por poner en peligro mi identidad secreta. Pero no me importa. Necesito hablar con alguien.
Estás sorprendida, y volteas a verla. Ella te está viendo, pero no está hablando. Te toma un momento darte cuenta que la voz viene de tus auriculares. ¿Cómo lo hace? Ella no tiene nada, ni teléfono, nada. Tu instintivamente te alejas.
No te asustes! Sé que no me reconoces. ¿Has escuchado de IF? Soy yo.
Tú has escuchado de IF.  Las noticias la llaman súper héroe después de lo que ella hizo ... algo .. en el hospital local. Te perdiste esa parte de la historia, pero aparentemente salvo vidas.
Es difícil - nadie con quien hablar. Al menos, no aquí. Ya sé, te vas a burlar. –Pobre pequeña súper héroe, sola con sus súper poderes–. Déjame cambiar tu punto vista.
Mi corazón aún está latiendo. Pero algo no me deja despegar.
Nací y crecí en la isla de Sambath.  Sé que nunca has oído hablar de ella. Ese es el punto. Muy pocos fuereños encuentran nuestra isla y las pocas veces que sí - bueno, digamos que a menudo no termina bien la cosa.
Lo que llamarías un súper poder aquí, en Sambath, es algo normal. Todos tienen un poder, un don. Mi hermano puede controlar los relámpagos. Mi mamá puede descifrar cuando es mentira y cuando es verdad. Mi papá puede descifrar cómo trabaja mecánicamente cualquier cosa solo tocándola.
La mujer mira hacia abajo con el ceño fruncido, se queda en silencio por un momento.
Y luego estoy yo. La primera nativa de la Isla de Sambath sin ningún don. Los dones normalmente aparecen en la pubertad. Pero a mis 18 años de edad, no tengo señal de alguno.
Ella se acomoda los lentes. Ella aún parece una chica normal para ti. Con ojos muy inteligentes, lindo cabello. Pero - ¿una súper héroe? ¿IF?
Así que me fui de la isla y me mudé para acá. Encontré un trabajo y me inscribí a la universidad. Fue interesante y divertido, pero aún sentí que estaba esperando a algo venir a mí.
Nunca pensé en ser una persona-computadora. No son de mucha utilidad en Sambath. Mucho de los dones las hacen obsoletas. O inútiles. Mi hermano hace que tengan corto circuito. Pero hacen la vida más fácil en la universidad.
Estaba un poco sorprendida de descubrir lo fácil que era todo. Siempre pude encontrar la información correcta, nunca tuve los problemas que tuvieron mis nuevos amigos. Nunca se perdieron o corrompieron mis trabajos de la universidad. Nunca perdí mis correos importantes o tuve toneladas de correo no deseado.
No se me ocurría de que yo tuviera un don, después de todo ....
IF mira hacia otro lado por un momento.
Una amiga me pidió que mirara su ordenador portátil porque tenía un virus. Me sorprendí de que ella tuviera problemas con su computadora, porque el ordenador portátil funcionó bien conmigo, así que se la regrese y le pedí una disculpa. Una semana después, me agradeció - desde que la revise, no sólo no tenía el virus sino estaba trabajando mejor que antes.
Se corrió la voz. Alguien más me pidió que revisará un reproductor de MP3, después una computadora de escritorio. Honestamente, yo aún no sabía como lo estaba haciendo.
Y después conocí los robots. Por accidente, realmente. La clase de programación fue la única materia que se ajustaba a mi horario.
No tenía idea pero - solo tenía que pensar de que quería que hiciera el robot, y el código aparecía más rápido de lo que yo podía teclear. Más maravilloso, los robots hacían lo que yo quería, aún sin el código de programación.
Casi me dio un ataque de corazón cuando me di cuenta de lo que estaba pasando - había encontrado mi Don! Empecé a explorar, probar que podía hacer con ello.
Te das cuenta de que estás viendo a IF cuando ella se detiene - ¿hablando? ¿Es esa la palabra adecuada? Ella no ha dicho nada en voz alta. Ella solo está viendo al suelo, con cara de tristeza. Te preguntas si tú deberías decir algo, o tal vez irte, cuando la voz empieza otra vez en tu oído. 
Un día, tuve un visitante. Una vieja amiga, Elsa. Bueno, no realmente una amiga. Crecimos juntas en la Isla, fuimos a la escuela juntas, todo eso. 
Debí de haber sabido antes de confiar en ella. Pero es difícil: persuasión es su Don. Es más efectivo en los que no tiene Don que en los que si tienen Don, pero ella aún puede tener gran impacto en nosotros si no lo estamos esperando.
Ella te mira y sonríe con arrepentimiento. 
Era natural  juntarse, dos expatriadas de Sambath. Cuando le dije que había encontrado mi Don, ella actuó como si estuviera encantada - me felicitó por ello.
Así que no se me hizo extraño cuando unos días más tarde, ella me dijo que un amigo le debía dinero, y  que si "podría solo" ayudarle de alguna manera a acceder su cuenta y hacer la transferencia.
Si fui una tonta. Pero como dije, Elsa era muy persuasiva cuando quería serlo. 
Aunque, no una completa tonta. El efecto empezó a desaparecer y me di cuenta de lo que iba a hacer - y que me había hecho un cómplice involuntario. Robar dinero, robar identidades ... la reporte a la policía tan pronto como me di cuenta de lo que estábamos haciendo. De forma anónima, por supuesto.
Ella fue detenida, pero salió en un plazo de un día. No he sabido nada de ella desde entonces, espero que se haya regresado a Sambath.
IF suspira. 
Me siento mal, ¿sabes? Yo sola nunca hubiera usado mi Don de esa manera. Podrías decir tal vez que no fue mi culpa, pero debí haber reconocido las señales antes.
Regresé todo el dinero, arregle los informes de crédito dañados, hice todo lo posible por la gente que nosotras - Elsa - había estafado. 
Pero yo sentía que necesitaba hacer algo más. 
Yo estaba sentada en un autobús, conduciendo más allá del hospital, cuando me tuve una idea. Imagínese lo que podría hacer por todo el equipo técnico en un hospital, con sólo un pensamiento!
Ella te da una sonrisa, su ojos brillando.
Un movimiento de mi mano y una sonrisa; y las computadoras aceleran, las redes se arreglan, se eliminan los virus, y los datos se recuperan.
Ahora todo está trabajando mejor que antes. Seguimiento de pacientes, recetas médicas, nómina, todo. También re-calibré algunas de las máquinas más grandes antes de irme - pero ellos no lo sabrán hasta que se den cuenta de que su tasa de error ha disminuido espectacularmente.
Estoy bastante satisfecha conmigo misma. Hice mi mejor trabajo - hasta ahora.
Ella se estira y te ofrece su mano. Tú la tomas. La sientes con firmeza y reconfortante, pero su sonrisa desaparece rápidamente. 
Mentí un poco antes. Sé quién eres.
Quería disculparme. Tu cuenta fue una de las que Elsa y yo tomamos dinero. Pero ya lo regresamos todo. Con intereses. 
Ella habla en voz alta ahora. Su voz es la misma que escuchaste en los auriculares. 
–No espero tu perdón. Solo pensé que tú deberías saber. Y me gustaría recompensarte. Podría enseñarte a hacer lo que yo hago. Bueno, no exactamente lo que hago - ese es un Don.  Pero si como usar las computadoras y programarlas–.
Ella está viéndote expectante, su mano está aún en las tuyas. Si ella nunca te hubiera hablado, nunca hubieras sabido que ella te había hecho daño. Ella hubiera permanecido siendo una rareza distante, una historia recordada a medias.
La decisión es tuya - ¿que vas hacer?